Marco_Cardisco_Adoración_de_los_Reyes_1519_Museo_Civico_Castel_Nuovo_Nápoles

Víctor MínguezLa intervención del catedrático de Historia del Arte de la UJI, Víctor Mínguez, se sustentó en el cuadro de la Adoración de los Reyes Magos -que se encuentra en un museo de Nápoles-, del que es autor un pintor poco conocido del Renacimiento italiano, Marco Cardisco. El cuadro representa una epifanía con la presencia de los Reyes Magos representados por tres personajes históricos, entre ellos Carlos V. Según Mínguez, la clave para entender esta iconografía y la base sobre la que giró su conferencia “Carlos V en Belén”, se centró en tres fechas: la primera es la de 1430, año en que el duque de Borgoña, Felipe III, crea en Brujas la Orden del Toisón de Oro, popularmente conocida por ser la orden de caballería más prestigiosa de Europa. Año 1510, cuando el papa Julio II reconoce que Fernando el Católico es rey de Nápoles y rey de Jerusalén. Este último es un título honorífico, no obstante, estaba considerado como el más relevante y de mayor renombre en aquella época entre los diferentes estados europeos. Y, por último, año 1519 cuando el pintor Marco Cardisco pinta el cuadro de la Adoración de los Reyes Magos. Ese año es también la fecha en que Carlos V es elegido emperador en Alemania por los príncipes electores.
A partir de este momento se construye un discurso propagandístico en torno a la figura de Carlos V y a la ciudad Belén, que tendrá una cierta pervivencia, teniendo en cuenta las aportaciones del filósofo y teólogo español, Juan Caramuel, que fundamentaban que los reyes magos eran de origen español, porque son los primeros que se arrodillan ante el niño Dios, y por tanto, la española tendría la primacía sobre todas las monarquías europeas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

HTML tags are not allowed.