resized_IMAG0336

El martes, 6 de mayo, Jorge Fuentes, embajador de España y en la actualidad comentarista en diversos medios de comunicación, impartió la conferencia titulada “El mundo en que vivimos” dentro del Curso 2013-2014 del Aula Isabel Ferrer.
De la mano de su experiencia y conocimiento de la geopolítica, Jorge se propuso hacer una aproximación a la situación actual del mundo que estamos viviendo partiendo de una división del mismo en seis regiones, que tituló: Europa, Estados Unidos, Sudamérica, Asia, África del Norte y África Negra. “El mundo -dijo- lejos de vivir una situación pacífica e idílica está atravesando por una situación con muchas guerras abiertas”, comentó en su introducción.
Se refirió en primer lugar al continente europeo de quien dijo tiende a monopolizar su visión global de las cosas, y muy especialmente desde la creación de la Unión Europea. Para Jorge Fuentes esta visión monopolística carece de fundamento y exigió respeto hacia esos otros países, veinte en total, que están fuera de la órbita de la UE. Países, por otra parte, que mantienen una relación muy peculiar con la UE, y con aspiraciones distintas respecto a su futura inclusión o no en la UE por razones económicas, de soberanía, religión, etc.
Jorge Fuentes tuvo una reflexión obligada para el caso ucraniano, al que se refirió como un conflicto grave que puede tener importantes consecuencias para Castellón y por extensión para toda España, aunque vaticinó que es muy difícil que desemboque en una guerra debido a los grandes intereses que mantienen los dos países enfrentados. No obstante, es una situación que puede derivar en una fricción continua a través de escaramuzas entre el gobierno ucraniano y los autoproclamados proindependentistas partidarios de su anexión a Rusia. Para el embajador Fuentes, en la nueva realidad europea Rusia va decayendo y pretende recuperar su influencia y convertirse en auténtica gran potencia, de ahí que afloren sus sentimientos imperialistas.
Y es que Rusia permitió de mala gana que muchos países bajo su órbita “se pasaran a la Unión Europea”, pero, sin embargo, no está dispuesta a perder su influencia en las antiguas repúblicas soviéticas. Por eso, el conferenciante reclamó una mayor implicación de la Unión Europea para evitar que se extienda este conflicto y conseguir la paz, tal y como se propuso en el primer gran objetivo que llevó a la fundación de esta comunidad de países en 1951.
El otro gran objetivo de la Unión Europea, según Jorge Fuentes, fue el hacer frente a los nuevos retos económicos de una región con mayor renta per cápita que países como Estados Unidos o Japón y, sin embargo, con presencia de grandes desequilibrios en su seno debido a las desigualdades entre países y por la mayor concentración de población. A todo ello se une el desafío planteado por la pujanza económica, cada vez mayor, de países como China, Brasil o la India que se están aproximando a los índices económicos de Europa.
El diplomático constató que todavía existen deficiencias en el gobierno de la UE y propuso seguir avanzando en el reforzamiento de esta gran unión de países; creación de una autentica política de defensa y creación de auténticos líderes para su gobierno.
Respecto a los Estados Unidos, Jorge Fuentes dijo que en nuestro país detecta un sentimiento cada vez más “confuso y crítico” hacia Norteamérica debido a una mezcla de sentimientos que tienen su punto de partida en el desastre del 98 con la pérdida de nuestros territorios de ultramar; y que luego tuvo su continuidad en la estrategia franquista de pactar con los Estados Unidos para permitir la pervivencia del régimen.
A pesar de ello, Jorge Fuentes reconoce en los Estados Unidos una nación que siempre ha defendido a Europa, y que pese a todo continua siendo una potencia política, económica, militar, científica y también cultural. El conferenciante puso varios ejemplos que ilustraron su tesis. Sin embargo, no dejó de reconocer que en la actualidad, los EE.UU. vive un momento de debilidad que es detectada por el presidente ruso, Vladimir Putin, y que le permite acrecentar el afán imperialista del dirigente ruso.
Respecto a Sudamérica el diplomático castellonense comentó que con la caída de la Unión Soviética países como Cuba perderían su influencia, sin embargo, lejos de debilitarse, han afianzado e incluso contagiado el espíritu revolucionario a otros estados como Venezuela o Bolivia. Esta es una situación difícil para nuestro país porque se trata –dijo- de países hermanos y es por eso que España se encuentra fuertemente condicionada por estos vínculos, con los que, además, existen fuertes lazos de carácter económico. No obstante, el embajador Fuentes concluyó que nuestra política exterior debería premiar a los mejores países y castigar a los otros. El asunto es que no se hace nada, dijo.
Respecto a Asia, Jorge Fuentes lamentó que se haya hecho poco o nada diplomáticamente hablando con respecto a esos países. Afortunadamente, nuestra presencia política comienza a ser evidente debido a que nos encontramos ante países que son verdaderas potencias “emergentes”. Y mencionó no sólo las más populares como China o la India; también elogió las economías de países como Corea del Sur, Japón y otros con herencia española, como Filipinas y mostró su preocupación por otros países con un rumbo errático como Corea del Norte.
A la creencia, en general, de que China y la India son países fuertes por su economía y por su crecimiento demográfico, se une el avance experimentado por la ciencia y la tecnología con inversiones muy potentes. Con respecto a China y, según Jorge, una de las razones fundamentales de su potencialidad es su importante actividad comercial, a la que se une su fuerte expansionismo comercial, que a diferencia del americano, se ha realizado de forma presencial y no publicitariamente o cinematográficamente.

Alianza de las Civilizaciones
Las restricciones impuestas a la Alianza de las Civilizaciones por el resto de países han desembocado en una teoría absurda que se ha impuesto sobre otros pensamientos más integradores y pacifistas. Las diferencias entre cultura y religión, por ejemplo, han significado grandes asimetrías imposibles de conciliar, así definió Jorge Fuentes el intento de acercar el mundo árabe-musulmán mediterráneo a una Europa cristiana. Y es que la Alianza no consiste simplemente en entender que somos diferentes, sino que existen muchos condicionantes que actúan como instrumentos que determinan nuestra personalidad en lo cultural, en lo económico, en lo social y también en lo político.
El África Negra o del mundo olvidado, desposeído y esclavizado fue la última de las referencias de la charla impartida por el diplomático Jorge Fuentes. La descolonización ha condenado a muchos de estos países que viven en un conflicto permanente por recuperar su identidad.
Muchos de ellos están sostenidos por la presencia de multinacionales, cuya salida del país no sería una solución. Y es que es necesario que creamos en ellos y ayudarles a que sus gentes permanezcan allí. Por otra parte, el mundo civilizado deberíamos proteger más y mejor nuestras fronteras o, en su caso, admitir a la población emigrante con garantías de sostenibilidad.

Por último, Jorge Fuentes esbozó algunas reflexiones sobre las repercusiones que está teniendo este mundo en continuo movimiento. La realidad mundial ha pasado a ser pacífico-centrista en contra del eje atlántico que vivimos hasta ahora. La Unión Europea continúa siendo el grupo más potente del mundo; en el caso de China y la India han dejado de ser ya una incógnita para convertirse en verdaderas potencias emergentes. Asimismo, subrayó el hecho paradójico de que por medio del avance experimentado en el mundo todavía exista una parte de esa población que sufre penurias y calamidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

HTML tags are not allowed.