La plataforma durante su instalación

El geógrafo Javier Soriano Martí dijo en el Aula Isabel Ferrer, que “el proyecto Castor ha elegido una ubicación nefasta. Cualquier especialista en territorio sabe que ese lugar no era el más idóneo para ubicar un almacén de esas características”. El geógrafo castellonense hizo estas manifestaciones en la charla que pronunció el martes, 26 de noviembre en el Aula Isabel Ferrer titulada: “El petróleo en España: impactos territoriales”, dedicada a reflexionar sobre la idoneidad en la ubicación de las refinerías de petróleo existentes en nuestro país.
El proyecto Castor, es un almacén subterráneo de gas natural aprovechando la formación geológica que existe en el fondo marino del mar Mediterráneo, a más de 1.750 metros de profundidad y a 22 kilómetros de la costa de Vinaròs.
A pesar del interés que suscitaba la charla de Soriano, es lógico que la atención del conferenciante y también de los invitados derivara hacia otras cuestiones de actualidad que se están sucediendo en la provincia de Castellón, como son los sucesos sísmicos generados alrededor de esa plataforma o, la posibilidad de hacer uso de la técnica del Fraking para la extracción de hidrocarburos en las comarcas de Els Ports y El Maestrat, al norte de la provincia.
Javier Soriano dijo que Castor se ubica en una zona con abundantes fallas activas debido a que reposa sobre un sustrato calizo. Y, junto a esta razón, el especialista en ordenación del territorio, también comentó que la ubicación de este depósito en el norte de Castellón se produce en un lugar crítico por ser una zona de confluencia de alineaciones montañosas diferentes, formadas por las últimas estribaciones de las cordilleras costero-catalanas -que discurren paralelas al mar-, que chocan con las últimas estribaciones del sistema ibérico que vienen desde el noroeste dirección sureste.
A estas dos razones principales, el geógrafo Soriano Martí añadió otra que está relacionada con la sismicidad inducida por la actividad humana, que significa la adulteración de las presiones subterráneas que existen en los sustratos.
Respecto a la técnica del fraking o fractura del suelo para la extracción de hidrocarburos que están atrapados en las rocas comentó que, si bien es una técnica conocida desde mediados del pasado siglo, es en los últimos diez años cuando se ha convertido en una alternativa a la extracción tradicional de petróleo por la elevada carestía que representa el barril de crudo y por el agotamiento de las reservas convencionales. Pero advirtió que los riesgos del fraking deben ser conocidos y evaluados de forma rigurosa, porque las consecuencias de una mala utilización de esta técnica pueden provocar la contaminación de los acuíferos.
Soriano calificó a los acuíferos como un “producto milagroso de la naturaleza que nos permiten beber y regar” en un país que se caracteriza por la mala distribución del agua. De manera que maltratar un acuífero supondría hipotecar nuestro futuro. Y esta es una posible consecuencia del fraking. Es por eso, que se mostró partidario de que las autoridades exijan un amplio y detallado estudio sobre la utilización de la técnica de la fractura hidráulica para evitar que ocurran percances que podrían contaminar nuestros acuíferos. Y advirtió a la clase política que un error de este calibre podría poner en peligro el consumo de agua para las futuras generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

HTML tags are not allowed.