Castellón de la Plana, 14 de diciembre de 2010
Carmen Belenguer Trilles
Presidenta del Aula Isabel Ferrer
 

 

Hace 25 años, un grupo de entusiastas castellonenses, hombres y mujeres, hicimos realidad la constitución del Aula Isabel Ferrer como una entidad para promocionar la cultura y el conocimiento, como herramientas para el enriquecimiento de nuestra sociedad.

En estos veinticinco años de historia cabe recordar numerosas intervenciones que han marcado un auténtico hito en la historia de Castellón, con la presencia de destacados oradores en las diversas materias y especialidades. Muchos de ellos ocupan puestos relevantes en instituciones de reconocido prestigio nacional e internacional; o, simplemente, desarrollan su labor profesional en organizaciones y centros de distinguida reputación. Y aquí incluyo a todos aquellos hombres y mujeres que han prestado su colaboración desde sus lugares de trabajo en Institutos, Universidades, Academias, Conservatorios, Medios de Comunicación, otras instituciones de carácter público o privado, y, también desde la Administración pública e incluso desde el ejercicio privado de su profesión.

Podría citar centenares de nombres hasta cubrir una extensa nómina formada por más de 400 hombres y mujeres que nos han trasmitido sus conocimientos a través del discurso permitiendo la reflexión y el debate entre los asistentes.

Sería imperdonable que citara a todos cuantos han estado con nosotros en estos salones, pero la omisión de alguno de ellos constituiría un grave descuido que quiero obviar.

Basta con recordar aquí y ahora nombres del prestigio de Víctor García de la Concha, director saliente de la Real Academia de la Lengua Española; del Cardenal Vicente Enrique y Tarancón, del que se acaban de cumplir 16 años de su fallecimiento. Otros ilustres visitantes de este Aula han sido Jean Paul Luminet, director del Observatorio Astronómico de París, que nos visitó con motivo de la declaración del año 2009 como Año Internacional de la Astronomía y cuya presencia sirvió para que este Aula fuera la primera institución castellonense en conmemorar dicha declaración; y más recientemente, Víctor Demaría-Pesce, prestigioso neuro-fisiólogo, que está en posesión de la Legión de Honor del gobierno francés. Estos últimos estuvieron acompañados por el asesor cultural del Aula Isabel Ferrer, Helios Jaime, profesor de literatura comparada de la Universidad de la Sorbona de París.

A ellos hay que sumar la presencia entre nosotros de otros ilustres personajes como es el caso del teólogo, escritor y profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca,  Olegario González de Cardedal; del catedrático y miembro de la Academia de Historia de Argentina, Mario Herández-Sánchez Barba  o el profesor, escritor e historiador  Antonio Marchamalo Sánchez.

Hemos sido la primera institución en poner en marcha los ciclos monográficos que han contado con una gran aceptación entre los asistentes, entre ellos cabe mencionar el que dedicamos a la Mujer y la Literatura, con la presencia de destacadas mujeres provenientes de los distintos ámbitos de la cultura. Quiero aprovechar para agradecer la presencia todavía reciente en este Aula de la profesora Lina Rodríguez; de Ángela Sirvent, que nos sorprendió con la biografía de aquellas mujeres que desde sus escritos dieron cuerpo a la Revolución Francesa; o de nuestra querida amiga María Luisa Burguera, que se encuentra entre las asesoras de este Aula.

La economía también ha requerido nuestro interés en varias ocasiones, y de forma especial el ciclo organizado con motivo de la crisis económica que trajo hasta Castellón la presencia de destacados observadores, como es el caso de Lluís Foix, Joan Pujol, nuestro amigo Manuel Milián, y el prestigio comentarista, analista político y notario catalán, Juan José López Burniol.

También el Ejercito contó con grandes representantes, entre ellos merece una especial mención el Teniente General, Javier Pardo de Santanya, perteneciente a una de las familias españolas de mayor tradición militar de nuestro país; o el General y doctor en Historia, Miguel Alonso Vaquer.

La música siempre ha sido una constante en nuestra programación, a la cual hemos dedicado una especial atención. Quiero recordar la presencia en Castellón, invitado por el Aula, del joven director de orquesta y compositor Ignacio Yepes, hijo del genial guitarrista Narciso Yepes, que nos entusiasmó con sus palabras y sonidos musicales. Y nuestros amigos más próximos en este campo, como Agustín Martínez, Mario Masó o Juan Carlos Gomis

El recuerdo de tantos y tantos nombres supone una explosión de sentimientos y emociones contenidas, porque son muchos los anhelos, esfuerzos y las ilusiones depositadas para que todo se desarrollara con normalidad.

Quiero destacar que estos 25 Años del Aula Isabel Ferrer los hemos vivido con autentica concordia y amistad, y lo hemos conseguido con el respeto a todos.

Quiero hacer extensiva esta admiración, a nuestros socios y socias y asesores culturales del Aula, que con sus intervenciones han llenado páginas con interesantes testimonios del mundo de la cultura, la literatura, la religión, el arte o el periodismo. No quiero olvidarme de nuestro amigo Manuel García Comas, de Alvaro Monferrer, de Elías Sanz, de Victor Mínguez, Inmaculada Rodríguez, Víctor Cornelles y un largo etcétera. A todos y a todas: muchas gracias por vuestra colaboración.

Pero no todo acaba aquí y ahora. El Aula Isabel Ferrer continuará prestando su servicio a la ciudad de Castellón y los castellonenses con un mayor y renovado espíritu de trabajo y esfuerzo para hacer de la cultura y del conocimiento nuestro principal referente.

Al Ayuntamiento de Castellón y a la Fundación Caja Castellón-Bancaja, que son nuestros principales patrocinadores, les animamos a que sigan confiando en el Aula porque con ella conseguirán dar la mayor difusión a la cultura en el terreno de las ideas y del pensamiento, y conseguirán que las nuevas generaciones dispongan de elementos objetivos para el debate y la formación.

A todos vosotros, amigos y amigas, querido público: muchas gracias por vuestra presencia, por vuestra participación y apoyo, sin el cual, el Aula no hubiera llegado a alcanzar sus objetivos.

Gracias.